Elegía - Ramón Garrido Martínez


Inicio Siguiente

 

Me duele entender el desprecio a la materia,
al objeto,
a la vida.

¿Por qué te dejaron marchar?
¿Por qué te empujaron al suplicio,
Al vacío,
A la nada?
Sóla, sin más,
En una espera densa,
en la oscuridad negra,
en la noche espesa ...... y fría.

Me repugna, tu imposición,
tu decisión,
tu orden.
Mediatizar y manejar la conciencia con palabras,
Palabras y palabras,
palabras...sólo palabras,
muerte y estupidez en un instante,
defender,
dar razones,
generar argumentos.

Alguien está muriendo,
alguien llora la pérdida,
en una espera densa,
en la oscuridad negra,
en la noche espesa ...... y fría.

Crear sufrimiento sin más,
quemar petróleo sin más,
gastar,
Destruir, para luego construir.
Guerra y muerte,
nada y vacío.

Sólo.

Alguien llora,
alguien se resigna ante ti,
ante tu decisión,
ante tu imposición,
ante el suplicio,
frente al vacío,
frente a la nada.

Sóla, sin más,
en una espera densa,
en la oscuridad negra,

en la noche espesa… y fría.

Sóla,
no hay más.
El vaso de agua cuando cae estalla,
el agua salta,
te moja,
salpica.

Con el sol desaparece; desaparece el agua,
se evapora, ¿Dónde el rastro?,
¿Dónde el signo?
¿Dónde la conciencia?
¿Dónde la libertad?… ¿Y tu amor?
¿y las manos?
Puedes olvidar tus manos rojas,
tus manos color rojo de puticlub,
color que desaparece bajo el agua limpia
clara,
cristalina.
Agua para África, agua para Asia,

Tus uñas rojas,
muestran el éxito del poder,
la ilusión efímera de ser
el ansia por un aplauso, por el vaso
por el agua caída,
por oír el llanto y tu lamento.

Sóla, sin más,
La dejaste sola,
en una espera densa,
en la oscuridad negra,
en la noche espesa… y fría.

Todo desaparece,
queda el llanto,
la sorpresa que genera ese sonido sordo
al incidir tu mano en mi rostro.

El pantalón se seca,
el agua no mancha,
¿Y si hubiera sido leche?
Leche al África, leche para Asia.

Y el rojo, ... queda el color rojo bajo tus
sobre tus sueños,
en lo dormido de su razón,
en la imagen de tu recuerdo.

Me quede con sed,
rompiste el vaso… me dejaste con
sólo y con sed
en una espera densa,
Inicio Siguiente