Exposición en Baeza de clónicos industriales

Clavos, tuercas y tubos protagonizan la muestra de Ramón Garrido

Sevilla No son esculturas ni solitarios objetos industriales. Las formas plásticas que el artista ubetense Ramón Garrido incluye en la exposición que inaugura hoy en Baeza son recipientes metafóricos del más puro arte conceptual, heredero de los ready-made de Du-champ.

Clavos, tuercas, gomas. maderos, tubos, y carretes son las piezas elegidas por este arquitecto de profesión que ha demostrado tener siempre una gran debilidad por el objeto cotidiano en desuso y, especialmente, por toda esta "arqueología industrial".

Pero más que demostrar la estética de estos artefactos, Garrido inicia, valiéndose de los espacios, un camino en busca de la esencia de estos artilugios funcionales. Con esta intención, los símbolos de la revolución mecanicista adquieren un notable potencial artístico y se encofran de un nuevo significado, que desborda su mero carácter utilitario.

Entre los elementos que Garrido emplea para alcanzar este fin inmediato cabe destacar el recurso de la repetición; un fenómeno que conecta con el llamado Pop Art, el Minimal o el Espacialismo. Basándose en esta idea, el arquitecto andaluz alinea una serie de objetos idénticos y equidistantes entre sí sobre un soporte metálico. En esta sucesión de estructuras que se reiteran a un mismo ritmo, Garrido experimenta un nuevo concepto de las cosas. Esta manipulación de la repetición clónica hace desligar a los objetos de la categoría de cotidianeidad introduciendo nuevos elementos, entre ellos, una relación diferente con el entorno, que conducen a una nueva interpretación y, al mismo tiempo, a asociaciones inevitables con los pensamientos y sentimientos humanos.

La simbología es otro de los baluartes en los que descansa la intención creativa de Garrido. Muestra de este recurso es la manipulación que el artista ejerce sobre el clavo, un elemento del que aprovecha sus connotaciones religiosas como signo de la pasión y gloria del Cristianismo.

La ambigüedad que despierta el artista con su obra podrá ser percibida por los visitantes.

volver a prensa