Martes 29 de noviembre de 2002

ARTE
La complicidad como norma de percepción en la obra de Garrido

A las doce en punto Autor Ramón Garrido (Úbeda 1961)

Lugar Colegio de Arquitectos de Jaén

Fecha Hasta mañana, sábado Horario De 9:00 a 14:00 y de 17:00 a 19:00 horas.
MIGUEL VIRIBAY. JAÉN

El ubetense Ramón Garrido no para con su actividad plástica que desea emparentar con conceptos del conceptualismo y el montaje, formas que si en estos lares pueden parecer novedosas, su actualidad se centra en Josephia Beuys y encuentran continuidad en ese sentido imperialista del arte que, a decir de Hughes, acaba engendrando provincianismo. Ro-bert Hughes, critico de arte de la prestigiosa revista "Time", describe bien el fenómeno desde Basilea a Gamberra, desde Min-neapolis a Venecia, como dentro de un menú turístico relacionado con los actuales museos de arte contemporáneo, cuyo origen hay que buscar en la imperial Manhattan". En ese sentido recomiendo la lectura de "A toda Crítica", libro cuya edición española fue publicada en 1992.
Ese movimiento, que cuenta con más de cincuenta años ha dado frutos de muy diversas calidades, algunas de tanto interés como los montajes del J. Muñoz; sin embargo, otros son meros amontonamientos de objetos, adobados con palabras; cuando soninteligentes, ligadas con ciertas propuestas de Marcel Duchamp, puestas en práctica a
partir del año 1914.

El ubetense Ramón Garrido posa en la sala de exposiciones del Colegio de Arquitectos.

Su propuesta originaria de esta manifestación artística, fue sacar el arte de las galerías y llevarlo a lugares abiertos confundiéndolo con la vida. De ahí la necesidad de los grandes espacios utilizados por Robert Smithson y su apuesta por una conceptualización de las "formas" como objetos naturales, no siempre distorsionados, y, en otras ocasiones, la sencilla presencias de estos objetos establecidos como fenómenos de producción industrial, reinterpretadas por la percepción colectiva.

La obra que sirve de base para este comentario, se muestra en el espacio cerrado del Colegio de Arquitectos hasta el día 30 y opta por la forma tradicional de exposición. Cualquiera que sea la forma expositiva, tengo para mí que Ramón Garrido tiende a proponer la complicidad como norma de percepción colectiva, y la ambigüedad como el territorio adecuado para sus concreciones espaciales, abiertas a cualquier interpretación sensible al amplio vuelo de sus posibilidades.

Este movimiento del arte contemporáneo tiene más de cincuenta años de vida y ha dado frutos de muy diversas calidades

La propuesta originaria de esta manifestación artística fue sacar el arte de las galerías y llevarlo a lugares abiertos

 

volver a prensa