JUEVES

21 DE NOVIEMBRE DE 2002

VIVIRCULTURA
IDEAL 53

 

La transformación de las doce

El artista Ramón Garrido muestra su nueva obra plástica hasta el próximo día 30 de noviembre en la sala de exposiciones del Colegio de Arquitectos

IDEAL JAÉN

'A las doce en punto' es como Ramón Garrido ha titulado la obra plástica que muestra hasta el próximo día 30 de noviembre en la sala de exposiciones del Colegio de Arquitectos.
Ramón Garrido Martínez nació en Úbeda el 24 de febrero de 1961. Según él mismo confiesa, «a los cinco años sentí el color. El inicio, la acuarela». El artista y arquitecto confiesa que aún guarda las primeras cajas de chapa y restos de pastillas en tonos grises y mezclas extrañas.
En 1970 comenzó a mostrar sus obras en exposiciones provinciales, «buscaba la simplicidad que hoy reconozco, sin ser consciente de ese impulso». Garrido adoraba el lienzo y en la estantería aparecía una caja de chapa, «¿nostalgia?, qué más da. Sentimientos, vida, historia y pensamiento que-
daban atrapados en las obras», aclara.

Estudios
En 1980 comenzó sus estudios de arquitectura en Sevilla. No sabe el autor si se trató de responsabilidad inculcada, o de tener que estudiar una carrera y ser alguien. Garrido recuerda muchos nombres de aquella época, «¿qué es la amistad?, ¿dónde comienza, cuál es su final?. Paco Molina, Pérez Aguilera, Pilar García...». A los seis años de carrera, el artista regresa como arquitecto, sin óleos ni lienzos. «Del arte de la arquitectura a la gestión, del diseño a la normativa, el dinero y los intereses».
En 1991 consigue hacer un más-ter en Madrid, becado por la Fundación Antonio Camuñas y en 1993 presenta un proyecto, 'Cau-salidad-Casualidad' en el Colegio de Arquitectos de Jaén.

A partir de este momento Ramón Garrido comienza a exponer sus obras por la provincia, Andalucía y parte de la geografía española, como en Barcelona en 1997 o Extremadura en 2002.

De este modo ha mostrado sus obras tanto individual como colectivamente y ha sido invitado a las salas de exposiciones andaluzas más prestigiosas.

Obra
La última secuencia que ha presentado el autor la ha denominado 'Las doce en punto'. El propio artista define el sentido de su obra, «es ese límite de las doce, donde cambia la hora, el día, la semana, el mes e incluso el año; donde se rompe el llanto en el nacer y también al final en el morir».

Con esta obra, Ramón Garrido ha querido centrarse en la brevedad del instante, en lo simple, sencillo y efímero que es el gozo, y también el dolor. El momento en el que se transforma uno en otro. Según explica Juan Manuel Gómez, amigo del autor, «Ramón Garrido rescata pequeñas visceras de artilugios cotidianos para salvarlos de la muerte, reivindicando trascendencia en todo lo que existe». En la obra del arquitecto se puede adivinar cómo se interesa por los materiales utilizados en el proceso de edificación, pero son los que en principio se descartan como deshecho los que utiliza. Concede importancia a lo que para los demás no la tiene.

 

«Buscaba la simplicidad de hoy, sin ser consciente de ese impulso»

 

 

volver a prensa