LUNES

2 DE DICIEMBRE DE 2002

VIVIRCULTURA
IDEAL

RAMÓN GARRIDO MARTÍNEZ ARTISTA Y ARQUITECTO

«El arte plástico es un escape de mis propias inquietudes»

La exposición de sus obras insólitas ha vuelto a sorprender Dice que no le interesa la materia industrializada, donde todo sale igual

DATOS BIOGRÁFICOS

Nació en Úbeda el 24 de febrero de 1961. Según él mismo confiesa aún guarda las primeras cajas de chapa y restos de pastillas en tonos grises y mezclas extrañas recogidas a los cinco años. En 1980 comenzó la carrera de Arquitectura. En 1993 presentó su primer proyecto 'Causalidad-Casualidad' en el Colegio de Arquitectos de Jaén. A partir de entonces comienza a exponer sus obras por toda Andalucía, Barcelona y Extremadura.

MARÍA TAJADURA JAÉN

El artista y arquitecto Ramón Garrido volvió a sorprender en el Colegio de Arquitectos de Jaén con otra de sus insólitas obras plásticas A las doce en punto'. Con ella el artista ubetense reflexiona sobre el paso del tiempo, sobre el instante, a través de la idea de feria; en concreto de las sensaciones experimentadas tras un día feria a las que evoca a través de sencillos materiales: globos, cartuchos de fuegos artificiales o simples hilos de lana. Una obra existencia! basada en la contemplación y volcada totalmente en la realidad del hombre.

- Nació en Úbeda en 1961, «desde cuando se dedica al denominado Arte Actual'?

- Es difícil determinar desde qué fecha me dedico al arte porque realmente desde el principio de la vida cada persona va a acumulando sensaciones, impresiones e ideas que se van plasmando en la mente y llega un momento en que todos esos

conceptos se materializan y se muestran. La primera apuesta fuerte por el arte actual, por manifestar lo vivido, se plasmó en el Colegio de Arquitectos hace diez años bajo el nombre 'Causalidad-casualidad'.

- Nunca utiliza en su obra la figura humana aunque quiere mostrar al hombre occidental a través de los elementos que él mismo ha fabricado.
- Efectivamente, mi trabajo se centra en el objeto. Pero no me interesa la materia industrializada, donde todo sale igual, donde todo es perfecto, desde un enchufe hasta el círculo limpio y puro. Esa sensación de perfección que se desprende de toda máquina que todo lo hace igual es el polo opuesto al objeto que me interesa. Cuando en la obra anterior trabajé con elementos metálicos, lo que me interesaba era el clavo una vez que había hecho su función en el encofrado de madera de las obras, el tema era quitarlo de allí y trabajar con él.

 


«Hago
composiciones con elementos que pudieron ser y no fueron»
«Con el desorden pretendo contemplar la belleza de cada u no de sus elementos» «Detesto la perfección... Todo lo perfecto es horrible porque yo no soy perfecto»

- «Qué le transmite un clavo utilizado?
- Me transmite la propia identidad de su elemento. Un clavo ya usado toma su
curvatura, sus tonos -oxidado, mohoso, con polvo y barro...- que lo hacen independiente, con personalidad propia e irrepetible. Denuncio el sentido de desprecio con el que se arroja el clavo al suelo una vez que ha cumplido su función; ¡qué diferencia de cuando se metía en la madera con cuidado y esmero! Este acto sin importancia refleja el ritmo acelerado de la sociedad que tiene muy arriesgado el sentido del aprovechamiento del tiempo, del espacio y la especulación del dinero. Detesto la perfección, detesto la máquina... todo lo perfecto es horrible porque yo no soy perfecto. Me interesa la identidad propia.

- Muchos críticos de arte han dicho que utiliza en gran medida el desorden.
- Es un desorden dentro de la composición. Cada elemento tiene su sitio, igual que en mi
primer proyecto era todo al azar, casual y arbitrario. Con el desorden pretendo contemplar la belleza de cada uno de los elementos que nos rodean en la vida. Hay elementos que me llaman y me invitan a fijarme sobre ellos, para analizarlos, disfrutarlos, ese es el elemento que recojo. Casi toda la obra es el resultado de recoger algo, todo está en la naturaleza, el tema es ver realmente el criterio, la belleza, la composición, el esquema, los brillos, los tonos que tiene ese objeto. Cuando un objeto clama su identidad lo recojo, lo trabajo y lo muestro para que los demás puedan ver lo mismo que yo he encontrado en él.

- Otros han interpretado su obra como una llamada a la desesperación.
- Precisamente es todo lo contrario. Frente a la desesperación existe el sosiego, frente al desprecio a la materia, la paz y la consideración. Pretendo que conozcan las dos caras de la misma moneda.

- Así pues ¿se puede decir que el respeto es uno de los principios que dirigen su obra?
- Si. Es el respeto a la propia materia como el elemento más simple y natural.

- Este tipo de exposiciones son inusuales en Jaén pero lo cierto es que enganchan porque hay que pararse, mirar y descubrir. Y lo primero que engancha es su nombre 'A las doce en punto' «por qué la ha llamado así?
- Este nuevo trabajo se centra en la brevedad del instante, sentir ese instante que el hombre no puede controlar que viene y que rápidamente se va. Idea que se recoge bastante bien con la frase 'A las doce en punto' es un concepto absurdo porque ese instante pasa antes de que veamos que realmente son las doce. Es el momento en que se acaba el día y empieza otro, se acaba un mes, finaliza un año. Las doce es un instante clave muy vinculado al hombre.

- ¿Qué relación tiene el instante con el globo, uno de los elementos mas recurrentes en sus montajes?
- Todo empezó con los globos. Hace dos años empecé a trabajar con los globos de la feria; veía como el niño se montaba en el cacharrito y mostraba su satisfacción cuando le entregan el globo, esa alegría era algo esperada cuando se lo daban a los demás niños y esa decepción cuando se explota y cae al suelo. El paso fugaz del instante y el cambio de sentimiento me hizo pensar en esa obra. Las doce en punto es una hora de transición que cambia de la mañana a la tarde y de un día a otro día. También es un concepto que no existe porque en décimas de segundo ya habrá pasado.

- ¿Pretende que el visitante descifre lo que usted quiere transmitir o prefiere una interpretación libre?

-Para mí eso es secundario. Tan solo quiero que ellos contemplen y disfruten con lo que vean. Una vez que se contempla el objeto y se sienten los distintos brillos, la posición de los colores, la soledad de atrás o el tono que tiene cada elemento, el espectador tiene que sacar sus propias conclusiones. Intento potenciar que el hombre se de cuenta de que a su alrededor hay vida y que no estamos aquí para quemar el tiempo.

- También la orientación juega un papel importante en sus composiciones al observar por ejemplo un flotador cilindrico amarillo con doce globos. En este caso ¿hay que pensar hacia dónde va el artista y qué busca realmente?
- La composición 'Reloj y doce globos de agua sobre flotador cilindrico amarillo', es un juego de color, composición y forma, donde el cilindro que sale toma su curvatura; cada uno en función de su orientación.

- Es la primera vez que introduce fotografías en la exposición y siempre han sido instalaciones, montajes, composiciones.
- Esta vez presento una secuencia lineal que es un recorrido a través de una verja con un resto de cinta roja donde detrás aparece la feria, a las doce del día siguiente después de haber terminado todo el bullicio, después de haberse acabado la fiesta con esa sensación de soledad, abandono, desencanto, misterio, formas, colores, eso es lo que recoge el desarrollo lineal.

- Basándose en la misma imagen ha desarrollado una secuencia.
- La secuencia fotográfica que recorre linealmente el parque Norte de Úbeda a través de restos de cinta de plástico roja. Tras la cerca aparece el paisaje ya abatido, ya concluido, es el resto de lo que fue, el fin del deseo, el cansancio en la espera. Es el claxon del 'cacharrito' que indica que concluyó; que se acaba la función que no hay más....que vuelve el día.

- Después de Jaén ¿a dónde viajará su obra?
- A Chiva (Valencia). Posteriormente participaré en una exposición itinerante de La General de Granada.

 


IDENTIDAD
«Detesto la perfección. Sólo me interesa la identidad propia»
CONTEMPLACIÓN
«Intento forzar al hombre para que contemple sin prejuicios»
RESPETO
«Frente al desprecio a la materia me decanto por la paz y la consideración»
FUGACIDAD
«'A las doce en punto' refleja la brevedad del instante»

Ensalza elementos de desecho de una sociedad consumista

Frente al ansia de poseer y de ser, el autor expresa la vida y el amor

Paso de gigante

Como indica José Luis Chicharro Chamorro, esta reutilización de materiales seriados los lleva a su dignificación «es un paso de gigante trasladar estos sencillos restos abandonados desde el suelo a una obra creativa y ser expuestos en una sala de arte».
En este sentido decía Juan Manuel Gómez Segace que es arriesgado enhebrar un discurso lógico sobre la obra de Garrido porque en todas sus secuencias plásticas priva el sentimiento, adobado con ecos de vivencias íntimas: unas veces el ejercicio de su profesión, y otras del ambiente religioso que ha respirado desde niño (la Semana Santa de Úbeda imprime carácter), y que desemboca en un compromiso social humanitario fácilmente perceptible.

Valores
Al mismo tiempo es una obra rei-vindicativa, en contra de la prepotencia del hombre contra el hombre, sería un poco como Teresa de Calcuta cuando recoge a los pobres, marginados, desarraigados e indigentes, con independencia de la religión, los acoge y los cuida. Frente al ansia de poseer y de ser resultado de una tergiversación de la sociedad carente de valores y esquemas, el autor se decanta por la vida y el amor.


La obra surge de la necesidad, no de poner orden, sino de situarse en el desorden. «Nos ofrece las más contradictorias y entrelazadas formas de las cosas, del mundo y nuestra propia hora. Nos presenta el laberinto en el que habitamos y nos invita a marcar nuestra propia huella» apunta Manuel Urbano.


Globos y carcasas: Sigue su línea de trabajo al utilizar elementos de desecho de nuestra sociedad industrializada y consumista. Si antes empleaba básicamente clavos ahora son elementos plásticos en serie, como son los globos de colores o las carcasas de los cohetes que contentan la pólvora.

 

volver a prensa