Volver a Textos

 

Rafael Bellón Zurita

Catálogo exposición "a las doce en punto"

 

ARTE Y FILOSOFÍA DEL INSTANTE

El arquitecto ubetense, ha presentado en Jaén una sugerente exposición, titulada " A las doce en punto", que continua el camino de indagación artística, emprendido hace diez años con el proyecto " Causalidad-casualidad" y tiene su precedente mas inmediato en " Ofrendas" instalación que hemos contemplado estos días en el Hospital de Santiago.

Si en esta ultima el ambiente de la religiosidad popular de nuestra infancia preside la concepción estética de la obra, con su evidente carga poética; en la que ahora nos ocupa se puede encontrar la existencia de una inquietante reflexión sobre la vida y la fugacidad del t tiempo, simbolizada en la efímera búsqueda de la felicidad por los contraste de la feria ubetense.

El recorrido lineal de la secuencia fotográfica que circunda la muestra describe un paisaje desolado después de la fiesta, casi desértico a pesar de que lo llamemos hiperbólicamente " parque", y una cerca metálica que sirve de cerramiento al recinto, donde los restos de una cinta roja, significa una advertencia para la contemplación de fuera hacia adentro que pide el montaje.

En la mirada a su interior desempeñan una función relevante algunos elementos plásticos abandonados como materiales de deshecho, desde los globos de diferentes colores pinchados por los niños en las atracciones hasta la carcasa de los cohetes que contenían la fiesta de la pólvora y los fuegos artificiales de la noche anterior, pasando por tres flotadores lineales amarillos o un reloj de juguete, con lo que de metafórica recuperación creativa tienen.

La hora elegida es las doce en punto, señaladas en ese reloj centro en el instante de tanto alrededor, cuando todo esta pleno, pero a la vez completo símbolo del paso o cambio de nuestro tiempo, capaz de convertir, la mañana en tarde, un día en otro, la noche vieja, en año nuevo.. De hecho, este sentimiento de la brevedad de ese instante y su consiguiente fugacidad, promueve la reflexión estética que conlleva la obra artística.

El instante , esa decisión de la eternidad que concentra el espacio y el tiempo en un solo punto, en el que los términos incompatibles coinciden, es el punto de lo imposible; pero no es el signo de la nada, sino de existencia, de surgimiento, de renacimiento y de renovación de la vida.

Por eso posee un carácter absolutamente necesario en el universo simbólico de Ramón Garrido cuyo mensaje, se parece menos a un sistema que a un dardo, por que es una filosofía del punto, y ese punto es el instante lo único que cuenta.

 

 

comienzo de página