Volver a Textos

 

José Luis Chicharro Chamorro

Catálogo exposición "a las doce en punto"

 

BÚSQUEDA DEL MOMENTO

Ramón Garrido fiel a su discurso estético conceptual nos presenta de nuevo en Jaén un sugerente proyecto que ha querido titular con la expresión “A las doce en punto”. Con ella el artista ubetense reflexiona sobre un asunto capital para el ser humano y al que él le ha dedicado sus pensamientos. Se trata del tiempo, del paso del tiempo intangible que se plasma en el instante. Es el instante y sus efectos sobre el hombre el elemento angular de sus elucubraciones: es el momento que nos tronca la alegría en pena, la tristeza en ilusión, la desesperanza en esperanza, la vida -finalmente- en muerte...

Garrido se centra para su búsqueda del momento en la idea de feria. Esta palabra mágica en los pequeños encarna en los demás el descanso, la fiesta, la familia, los amigos... Sin embargo la feria de Ramón Garrido no es la feria en sí: es la feria después de la feria y evoca mediante sencillos materiales residuales las sensaciones de los participantes en las fiestas: la ilusión de un pequeño cuando recibe un globo, la sorpresa y su desilusión cuando se le explota; la alegría o admiración ante unos fuegos artificiales; los sentimientos amorosos de un joven ante la belleza de su amada iluminada por el fulgor de las luminarias que ponen el fin a las fiestas...

Sigue su línea de trabajo al utilizar los elementos de desecho de nuestra sociedad industrializada y consumista. Si antes empleaba básicamente clavos ahora son elementos plásticos en serie como son los globos de colores o las carcasas de los cohetes que contenían la pólvora. Esta reutilización de materiales seriados los lleva a su dignificación. Es un paso de gigante -cualitativamente hablando- trasladar estos sencillos restos abandonados desde el suelo a una obra creativa y ser expuestos en una sala de arte. A muchos les puede parecer inapropiado pero es indudable que habla muy bien de este arquitecto que busca en su sencillez de medios una plástica viva y atractiva. Algo influirá, creo yo, su formación profesional en su obra pues hoy día los materiales constructivos tienen una regularidad como le ocurre al ladrillo que de alguna manera está presente en sus propuestas. No es el tiempo de la piedra de épocas históricas, de los sillares o elementos de construcción proyectados casi siempre individualmente.

La fotografía digital le sirve al artista para presentarnos un recorrido lineal secuenciado de la cerca metálica que circunda el recinto ferial de Úbeda. Aquí interesa el efecto plástico que provoca los restos de una cinta plástica bermellón anudada a una malla de doble torsión. De nuevo un elemento abandonado, inservible que tuvo, eso sí, un tiempo de esplendor cuando fue instalado y el mismo tempus fugit lo ha degradado como hace nuestra sociedad en ocasiones... La malla, la cerca conformada le sugiere -nos sugiere- meditación sobre el espacio, la comunicación, el desencuentro... Este mundo singular de la plástica de Ramón Garrido configura un mundo creativo que coexiste en nuestro tiempo con otros mundos expresivos en el Arte. Su concepción va de dentro hacia fuera fruto de su inquietud interior y se nos presenta a nuestro pensamiento como insinuante y llamativo. Incita a la reflexión sobre la fugacidad desde una estética plena de vitalidad expresiva. 

Baeza (Jaén).

 

 

comienzo de página