Volver a Textos

 

Ignacio Frías

Cultura. Diario Jaén. 24, julio, 2001

 

Existencial y cotidiano.

MUESTRA DE ARTE MODERNO. El escultor Ramón Garrido Martínez expone en el Museo Jacinto Higueras su creación más reciente. La exposición tiene dos partes, diferenciadas, una de líneas y puntos y otra que se titula "Se ahogaron como plomo en las aguas impetuosas"

La vida está en la contemplación de lo más cotidiano". De esa afirmación propia se nutre Ramón Garrido Martínez para inspirarse. Este arquitecto ubetense disfruta con la creación plástica. Su obra más reciente está inserta de un criterio existencialista. Quizá lo existencial y lo transcendental, sea lo que más caracterízala nueva etapa plástica de Ramón Garrido.

El Museo Jacinto Higueras, de Santisteban del Puerto, muestra hasta el 5 de agosto en dos de sus salas la exposición de Ramón Garrido titulada "Comienzo de siglo".

Con ella, el Ayuntamiento de Santisteban da contenido a su V Muestra de Arte Contemporáneo. En la presentación del catálogo de la muestra, el alcalde José Álvarez Molino, explica que con estas muestras anuales se pretende "contribuir al fomento del arte de nuestro tiempo y comprometemos con las corrientes artísticas actuales".

Mística y religión

Ramón Garrido señala que esta exposición marca una nueva trayectoria en su obra. "En esta nueva etapa destaca el carácter místico y religioso de la obra, ese aspecto es fundamental en lo que estoy trabajando ahora".

La exposición se distribuye en las salas del museo llamadas "de premios" y "de retratos". Pero Ramón Garrido ha querido presentar su exposición con una hilazón con lo que ha hecho en el periodo anterior. Para ello, a la entrada de la muestra ha colocado cuatro esculturas pequeñas que realizó entre los años 1998 y 2000. Las obras de cada sala llevan un título genérico que las aglutina: "Líneas y puntos", y "Se ahogaron como plomo en las aguas impetuosas".

"La obra intenta atrapar al espectador y se centra en la imagen para que el espectador vea como se desarrolla el tema". Para ello Ramón Garrido utiliza la imagen interactiva en la que hace uso del vídeo. El espectador puede percibir sonidos, movimientos, el impacto de objetos que caen, las sombras...). En la sala de retratos

En una de las salas Ramón Garrido evoca el pasaje bíblico del paso de los israelitas por el Mar Rojo

Ramón Garrido centra su montaje en una zona rectangular del centro de la sala. En el suelo, un monitor muestra imágenes y en el suelo de mármol hay clavos que el escultor ha dejado caer de forma arbitraria.

Cada uno de los clavos marca una dirección. Se anula el concepto de líneas paralelas o perpendiculares. En un ángulo hay un receptor iluminado y un pequeño cuadrado de aglomerado con elementos de uso cotidiano o industrial. En la segunda sala, la de premios, Ramón Garrido juega con el misterio del recorrido, ya que el espectador no puede entrever lo que se encuentra al final. En esta obra se inspira en el pasaje bíblico del paso de los israelitas por el Mar Rojo y las aguas se cierran ahogando al ejército egipcio. Para esa recreación utiliza varios soportes de coronas de muertos, balines de plomo usados y bolas de polispán. Juega con el contraste de planos.

El escultor ubetense utiliza objetos industriales y de uso cotidiano para generar nuevas formas


Ignacio Frías

 

 

comienzo de página