Volver a Textos

 

Alfredo Taján

Presentación de la exposición NEWS. Galería de arte Arquitectura de Málaga. Marzo, 1999

 

News. La soledad del corredor de fondo

Hay mucho joven airado en el protagonista de la famosa película del cineasta inglés Tony Richardson. La soledad del corredor de fondo. Sobre todo inconformismo en la carrera hacia la nada, vacío, dignidad, deseo de demostrar la diferencia.
Treinta y tantos años más tarde mucho han cambiado las cosas. Demoledora sorpresa suscitan nuestros jóvenes ante la pantalla del televisor o del ordenador, mirando un punto obsesivo, imágenes de ideología muy conservadora, moralmente pías. Los restantes habitan la cursiva como si en la propia excepción no surgieran terribles máscaras, asco, pose y, eso sí, cierta sensibilidad ni siquiera demostrada todavía, por entroncar con el signo de los tiempos: una coda fin de siglo fantasmagórica, atroz.


No es el apocalipsis antes señalado lo que reúne a los News del Colegio de Arquitectos, sino la preferencia indefinida, valga la redundancia, por la indefinición: armas letales de una doble vida, una doble estética con materiales diversos, un debate fines de los años ochenta y principios de los años noventa parece querer vendernos temas, estilos y tendencias variadas sin demasiado fortuna, brillo, análisis y ninguna investigación razonada y/o razonable.


Es curiosa la calidad comparativa que se observa en la obra expuesta por la colectiva News. Y cuando me refiero a calidad comparativa trato de denominar, de alguna forma, al deseo de todos y cada uno de los artistas invitados por encontrar referencias que los legitimen en la historia del arte, por ser hijos de unos padres a los que traicionar un día y después imitar para los restos: de esa manera jamás se sentirán solitarios corredores de fondo. Y es que se prefiere legitimidad a bastardía, se prefieren padres conocidos, con nombres y apellidos, padres que nos amparen, tranquilicen y defiendan hasta que el mundo sea reducido a pavesas, que padres sin nombre, profesión, cargo ni territorio. Desprestigio del paria.
¿Qué sería de nosotros sin Picasso y sin Duchamp? ¿Qué sería de ellos?


Posiblemente a la calidad comparativa debe responderse con calidad hermenéutica, en este caso como suerte de explicación final del arte, y eso es lo que se intentará, sin falsa modestia aunque con poco espacio, con los quince jóvenes protagonistas del cambio:


Pedro Avilés presenta unos objetos, pequeños formatos, con la ironía de vertiente lírica que le caracteriza; creador fronterizo, entre el diseño, la publicidad y un enigmático estigma brossiano, su mirada asimila temas dispares para después codificarlos en un peculiar universo de signos propios y participativos.
Juan Carlos Bracho y Julia Rivera muestran "Versus-2", una extensión de velcro rojo y morado sobre soporte rígido. Obra estilizada que reconsidera los conceptos de ausencia y presencia en el expresionismo abstracto, la rugosidad uniforme al tacto añade a esta dimensión un sorprendente deseo de contacto por parte del espectador.


Marisa Mancilla, con la tabla de acrílico y grafito titulado "Postre II" exhibe un exquisito dominio formal, no sólo en esos dibujos que logran la entidad de fríos esmeriles anillados, joyas entrevistas, sumergidas, sino también en la oceánica superficie crema que desvela una poética elegante y sutil.
Enrico Micheletto narra una historia sobre la seducción femenina con un políptico de nueve módulos que titula "Zoom". Con técnicas mixtas, Micheletto plantea bivalencias entre cebras, negras y amarillas, y abejas que dejan la huella abombada de su picadura sobre pequeños lienzos cuyo resultado final es armónico, eficaz.


José Antonio González Robles, ya en el mismo título de su obra, "Manual para comprender a un perro y a un gato", evoca momentos íntimos de la infancia a través de una caja de sorpresas, divertido aparador duchampiano con cortinas, cajones y dobles fondos que exige del visitante cinco minutos de atención, por lo menos.


Chico López deja sobre tela plástica las huellas simbólicas de un proceso vital de creación que rehuye de grandes concepciones artísticas quizá para cuestionarse el propio rol del artista. Junto a la honesta negación de referencias anteriores debe sumarse que la obra, per se, denota intuición y capacidad mimética.


Cristina Martín Lara, una de las voces jóvenes que más se está afianzando esta temporada, presenta "Por el azul crujiente" un acrílico azul verdoso que forma parte de una delicada e inteligente serie de investigación cromática: manchas que inundan el lienzo y navegan entre la abstracción lírica y el expresionismo.


Jesús Zurita, llama la atención por su economía gestual, "Adoración", dos lienzos levemente utilizados en sus vértices con signos caligráficos amarillos de cierta factura zen, metáfora que parece extraída de los Cantos Pisanos de Ezra Pound: libertad de movimiento y concepción original del espacio son dos de sus principales características.


Lucas Huijbregts. Con la escultura "History of art", enormes pinceles y brochas de madera descansando sobre un gran lebrillo de cerámica, Huybregts subraya su interés por volúmenes vistos como a través de una lupa. Estos volúmenes generosos sorprenden por su resultado más simbólico que analítico, más lúdico que argumental.


Santiago Ydáñez. Podría incluirse al pintor granadino Santiago Ydáñez dentro de la tendencia neofigurativa que floreció a mediados de los años ochenta; pero quizá en una vertiente más intelectualizada, con este fragmento, o instantánea al vuelo, de un payaso de ingenua mirada atrapado en el lienzo.
MP & Rosado Garcés. El políptico de los gemelos Rosado Garcés encierra un plural universo representativo que desborda sensibilidad por los cuatro costados: unas rosas negras -llamemos así a las electrografías sobre acetato-, remarcan y singularizan este sutil rompecabezas fotográfico de resonancias metafísicas.


Javier Velasco. El rastro, la huella: marcas de un ritual performativo que mezcla con igual intensidad, vida y arte, vídeo, fotografía e instalación, Una modelo es cosida a una especie mesa de quirófano con poliéster textil. La modelo se abstiene de fijar sus apetencias -crisálida expuesta a contraluz-, y el artista, polisémico y ambiguo, se mueve en varias direcciones.
María Caro presenta unos pulcros, originales y repetitivos volúmenes geométricos, "Vértices como escondites", pieza obsesiva en elementos arquitectónicos y de connotaciones místicas -el silencio se oye, el vacío está lleno-, y aritméticas -el número será infinito siempre que esté cifrado-, que plásticamente funciona.


Ramón Garrido. "Círculo perfecto" (poliéster, clavos y madera) es una escultura de belleza agresiva, un círculo solar que atrae a pesar de la dureza que desprende, o quizá por eso. La escultura de Garrido podría representar, por su fuerza endogámica, la revisión contemporánea de un tótem precolombino.
Por último, José Ruiz Dorado, nos asombra con una especie de cortina no traspasable formada con cintas de iniciales. Un trabajo con reminiscencias de arte póvera, soliloquio nostálgico en el que la memoria actúa sin intermediarios ni sofisticaciones y la creación artística es sólo un sencillo medio de expresar lo más hondo.


Múltiples formas, soportes, ideas, tendencias y propuestas en estos News del Colegio de Arquitectos en el año de gracia de 1999.

Alfredo Taján

 

 

comienzo de página