Volver a Textos

 

Sandra Moreno

Revista Cultural Arrago-Diario Hoy. 16, enero, 2002

 

Ofrendas sin prejuicios

RAMÓN GARRIDO MARTÍNEZ (ÚBEDA, JAÉN, 1961) EXPONE HASTA FINALES DE ENERO EN LA SALA DE EXPOSICIONES DE LA CAJA DE EXTREMADURA. EN CÁCERES, 'OFRENDAS', UN CONJUNTO DE INSTALACIONES CON UN NEXO COMÚN: TODAS CONFORMAN SÍMBOLOS RELIGIOSOS EN LOS QUE LA VIDA Y LA MUERTE SE FUSIONAN EN UN ÚNICO ELEMENTO

Garrido Martínez presenta en esta última exposición sus novísimos trabajos, que constituyen una evolución de composiciones anteriores. «Mis obras, al principio, eran más objetuales, ahora intento acercarme más a las líneas paralelas y a los círculos como elementos en contra de la percepción absoluta, en la cual no creo porque no existe. Las paralelas se pueden trazar pero son imposibles, sólo sirven como manejo de la Naturaleza y de la realidad. 'Ofrenda' es una obra que, sobretodo, recoge el sentido del Hombre, de la Vida, del transcurrir, es una obra muy existencial pero mística, religiosa, y ahonda en el sufrimiento de tos hombres», sintetiza, el artista

Todas las instalaciones de la exposición son ofrendas religiosas, pero religión entendida como libertad del hombre y amor gratuito de Dios hacia éste, no como mandamientos y obligaciones. El fin último de la muestra, según su autor, es la contemplación con un sentido religioso, olvidarse de todo, centrarse en uno mismo y percibir.

Los materiales utilizados son, entre otros, fundas rojas de velas, tallos de claveles, plásticos, metales, maderas y otros elementos de deshecho que van vinculados de manera estrecha a lo que es la vida «y la vida está unida irremediablemente a lo espiritual y a ¡o trascendente y no al consumo de la materia».

Religión Heterodoxa

A pesar de considerarse el jiennense cristiano convencido, asegura que no entiende la religión como falta de libertad o llena de prejuicios, mandamientos y obligaciones o como tradición cultural. *Mi desarrollo artístico viene influido por el descubrimiento de que dentro de la Iglesia católica se puede vivir con el amor de Dios y con la libertad y encontrar, a la vez, un sentido a la vida», detalla el artista. Garrido Martínez explica que aunque exista un soporte teórico que sustente las obras de arte, éstas son válidas por sí mismas, y lo único que precisan para llevar a cabo su función es que sean contempladas.

El artista andaluz explica que aunque la tarea artística le quita mucho tiempo, a la vez, se lo da: «Porque realizar estos trabajos me da vida y la vida es tiempo».

Decía Juan de Aizpuru, prestigioso galerista en una de las exposiciones del artista: «Las hizo el hombre como cosas útiles, las tiró el hombre cuando le sobraron y otro hombre, Ramón Garrido Martínez, las recogió con carino y las despertó para hacer de ellas unas instalaciones poéticas de resurrecciones» . Y no lo dijo en vano.

Ofrendas. Ramón Garrido Martínez. Sala de Exposiciones d Caja Extremadura Cáceres

Sandra Moreno Quintanilla

 

 

comienzo de página